Los abuelos deberían ser eternos.

El martes fui a ver El olivo y me acordé de ti. Me he dado cuenta de lo mucho que te echo de menos. Desde el primer minuto algo dentro de mí se ha removido. Veía a Alma mirar a su abuelo y me veía a mí, mirándote. Cuando por primera vez han aparecido juntos en pantalla, he deseado que le llamara yayo, como yo te decía a ti. No he fallado.
Hoy hace un año que te fuiste y saco ahora a la luz la carta que no pude leerte en su momento porque me fallaron las fuerzas:

“En los últimos años, desde que empezó con sus achaques, no había fin de semana en el que no fuera a verle a su casa. No era fácil, ver cómo físicamente empeoraba mientras su mente se mantenía lúcida y consciente de cómo los años empezaban a pasarle factura.
Recuerdo su cara, una media sonrisa; cada vez que la abuela empezaba a decir tonterías, a hablar de una vida pasada y él lo sobrellevaba lo mejor que podía. Me gusta pensar que se comportaba así porque seguía enamorado de ella..

Recuerdo también cómo iba perdiendo fuerza. Y yo, para asegurarme de que todo iba bien le decía venga, a ver con cuánta fuerza eres capaz de apretarme la mano. Y él siempre lo hacía con una gran sonrisa y diciéndome que tenía la nieta más guapa y más bonita del mundo.
Después, en la residencia, más de lo mismo. Cuando le fallaban las fuerzas, cuando iba a verle y estaba en cama, cuando nadie esperaba que mejorara, y empezaba a chincharle diciéndole que él no querría que su nieta le viera así. De un modo u otro, siempre conseguía salir adelante con una gran sonrisa. Y por encima de todo, abrazándome bien fuerte y cogiéndome de su mano.
Hace casi dos años ingresaste en el hospital, y doy gracias por dar con una médico que apostó por ti y saliste adelante. Recuerdo esos días como un apretón de manos continuo. (..)

La última vez que nos vimos yo llevaba manga corta y tú ibas en sandalias. Te contaba que me iba a Perú y tú se lo decías a la abuela, que no se enteraba de mucho. Me decías que eso estaba muy lejos pero que seguro que era bonito.
Me encantaba ir a visitarte. Me hacías sentir orgullosa por saber que yo tenía el mejor abuelo del mundo y de la galaxia. Que soportaste mucho, cuidaste de la abuela aun cuando su cabeza ya estaba muy lejos de aquí. Y sé que todos te echarán de menos.
Me dejas huérfana abuelo, pero sé que he ganado un ángel en el cielo.
Sé que siempre te sentiste orgulloso de mi, de lo que soy, de cada logro que he ido consiguiendo.

Gracias, por darme el mejor padre del mundo. Gracias, por tantas navidades juntos, por malcriarme, por nuestros momentos, por cada sonrisa que llevo grabada a fuego por dentro.

Te vamos a echar de menos.
Te quiero abuelo, hoy y siempre.”

abue

Anuncios

Me gusta.. (I)

Tus manías.

Me gusta su forma de mirarme,
me gusta su sonrisa,
sus ojos,
su piel,
sus manos,
incluso sus pies.

Me gusta que me tome por la cintura,
que me eche una mirada tentativa,
un “capaz o incapaz”.
Me gusta que me bese la frente,
los abrazos infinitos,
indefinibles,
indescriptibles.
Me gustan sus abrazos.

Me gusta sentirle cerca, a mi lado,
dormir bajo las mismas sábanas,
sentir su respiración junto a la mía.
Me gusta pasear mis dedos sobre su piel,
sentir cómo se eriza,
cómo se tensa y se pone nervioso.

Me gusta saber que soy para él,
que él lo es para mí.
Me gusta sentir la felicidad,
concebida en pequeños instantes,
concentrada en su mirada infantil.

Me gusta enamorarme de él,
hoy y mil días más.
Ver amanecer y anochecer,
beberme su música,
bailar en sus labios.
Volar la vida,
juntos, los dos,
tomados de la mano.

tumblr_mv2cr0j01H1s2chgfo1_1280

Si quieres leer la segunda parte pincha aquí

No lo entienden.

Vuelve a ser domingo. Hace calor y el asfalto quema bajo mis pies descalzos. Descubrí la felicidad hace ya unos cuantos meses. Y ellos no me creen. No lo entienden.

No entienden que la felicidad también puede ser un lugar. Y que yo, afortunada, la encontré entre tus brazos. Que me topé con ella más veces de las que otros podrían nombrar.

dancing-couple

Me di de frente con tu mirada –infinita-, con tu sonrisa –atlántica-, con tus abrazos –atemporales-, y con tu forma de querer –intensa-. Pero ellos no lo entienden.

No entienden que no fuera un espejismo, que fuera real. Que pasa el tiempo pero esas sensaciones se mantienen. Y siguen sin entender(me).

No entienden que es imposible alejarte de aquello que te dio la felicidad plena, porque sigues pensando -(lo sabes)- que un día regresará.

Regresará esa felicidad en formato reencuentro, y luego en formato abrazo y en formato beso. Y todo se fundirá entre la oscuridad y las pocas luces que queden encendidas esa noche. Y no lo entienden.

couple-cute-guitars-house-music-Favim.com-347778

No entienden que duelas y que no te obligue a irte. Porque eso dolería más todavía.

No entienden que la felicidad es un lugar, que es contigo.

Y que cuanto más la busco, más te encuentro. Y cuanto más cerca te encuentro, más felices somos. Pero ellos, siguen sin entenderlo. Y ya, qué más dará.

Hay un tipo de felicidad reservada para dos.

Y con que tú lo entiendas, es más que suficiente.

De ti depende que salgamos al balcón a dar envidia a los de enfrente..

No sé.

Ya no sé ni por qué lloro. Si será por él, que se ha ido definitivamente, sin billete de vuelta. O será por ti, que tu resaca no me ayuda a saborear este sinsabor de vida que llevo ahora mismo sobre mis hombros.

No sé si será, que sigues siendo mi constante inconstante, estando sin estar. Si será la nostalgia, que silenciosamente me visita por las noches. O será que ahora es el momento en el que más te necesitaría, pero te tengo lejos. No me sirves, no me vales. Ya nunca más.

dfgrgbt

No sé si será, por haberme dado cuenta de que no existes en mi presente, que ya sólo formas parte de mi pasado. No sé si será que él se ha ido, y ni siquiera he querido compartir mi dolor contigo, porque me di cuenta de que no sabrías curar mis heridas, la brecha que ahora mismo desborda mi corazón.

No sé si es porque de repente me he quedado huérfana y me siento sola entre tanta gente. Él, que siempre estuvo lejos pero su sonrisa me acompañaba en todo momento.

No sé, yo creía que él podía ser eterno. Pero como todo en la vida, no fue así. Y se fue. Ahora tengo un ángel más en el cielo que me cuida y me guía.

No sé por qué, pero tampoco  quería compartir esto contigo. No encontraría fin alguno en revolver tu vida, en ponerla patas arriba como tú haces con la mía una vez por semana, mi constante inconstante.

Lo único que sé, es que estás sin estar. Que eres mi pasado, no eres mi presente y nunca serás mi futuro. Y no es que realmente quiera esto, pero me he quedado sin opciones. Y dejarte en el pasado es la única manera que encuentro de seguir viviendo en presente.

261155

Lo siento, si no es lo que esperabas, si querías que siguiera luchando cuando tú abandonaste esta guerra hace ya tiempo. Pero es que me quedé sin fuerzas, ya no puedo más. Y a veces dudo entre dejarte ir o volver a cogerte de la mano, abrazarte fuerte.

No sé, no encuentro a nadie que me aclare este lío. Yo sólo quería seguir volando contigo..

Eterno, siempre.

El mundo es un lugar maravilloso, lleno de diferentes culturas, fronteras, idiomas y personas increíbles, un lugar donde siempre puedes encontrar una mano amiga.

Sin embargo, a veces, el mundo puede convertirse en un lugar del que queremos escapar, un lugar donde los buenos se llevan la peor parte. Hay momentos en que nos vemos a nosotros mismos implicados en situaciones que nunca nos habíamos imaginado, pequeños accidentes a gran escala en nuestra rutina diaria. Y es entonces cuando se abre una grieta, un abismo, parece el fin. De la nada, de un día para otro, él desaparece, se va sin previo aviso. No podías planificarlo, no podías imaginar que algo así podía suceder. Porque nunca se nos pasa por la cabeza pensar que a las buenas personas les pasan cosas malas. Pero sucede. Y entonces empiezan los “y si..”,  “ojalá no hubiera ido”, “fue mala suerte”, “no es culpa de nadie”.. y mil maneras de intentar entender lo inexplicable. Porque sucesos como los accidentes, no tienen explicación. Nadie tiene la culpa, sucedió, y eso fue todo.

biubkmy

Puede que te replantees si estás viviendo la vida como realmente quieres que sea vivida, si él estaría orgulloso de ti, si él estaba feliz cuando se fue de aquí. De repente, queda un vacío muy grande a tu lado. Es alguien que llenaba las redes sociales, y que ahora han quedado inertes. Ya nadie twittea, nadie publica en Facebook, no hay listas de Spotify, ni selfies, ni notas de voz, ni mensajes de grupo. Nada. Empiezan a faltar muchas cosas.

Pero eh, párate por un instante a pensar. Míralo desde otro ángulo. Observa todo lo que ha dejado en su paso por tu vida: los partidos de equipo, cuando él jugaba e ibas a verle, o al contrario, él era quien iba a animarte desde las gradas, gritando como el que más; las excursiones al Mcdonalds arrasando con todas las hamburguesas de un euro, los mañaneos, los viajes de verano, las noches de casino, de año nuevo, un fin de semana cualquiera.  Acuérdate de quién era el que hacía las bromas y a quién se las hacíais. Con él respiraste el aire de las vacaciones, en el pueblo, sin más objetivo que disfrutar de la vida y ver amanecer después de una noche de fiesta, llena hasta arriba de amistad y buenos momentos.

6cd512rgeikn

Quédate con lo que sí fue, quédate con el ángel que ahora te guarda esté donde esté. Quédate con esa persona que se alegra de cada logro que estás consiguiendo en la vida, a pesar de que él ya no está aquí contigo, aunque no puedas cogerle de la mano y darle un gran abrazo. Recuérdale como lo que fue, conviértete en lo que quieras ser. Haz que se sienta orgulloso de quién eres y hasta dónde has logrado llegar.

Pasa el tiempo y puede que todo se vuelva lejano, pero siempre estará presente, vayas donde vayas él estará contigo, cuidándote en el largo camino de la vida. Siempre estará a tu lado, y te apoyará incluso cuando sepa que te has equivocado, ayudándote a reconocer tus miedos y errores, a superarte día a día hasta conseguir todo lo que te propongas.

No dudes ni por un instante que él también te echa de menos.

Allá donde esté, él no se olvida de vosotros. Igual que vosotros, siempre pensaréis en él.

1651fgnbfbd

Siempre presente, esté donde esté. Él es, y será: Eterno, siempre.

(En memoria de J., nunca te olvidamos.)