Fantasmas.

No te conozco. No sé quién eres. ¿Dónde quedaron aquellas tardes de verano? ¿Dónde quedaron los momentos de complicidad? ¿De sonrisas desmedidas y besos que abrazar? ¿A dónde se fueron todos esos planes que no llegamos a hacer?

Llégame. Llégame tan adentro que nunca quieras volver a ver la luz del sol. Vuélvete transparente a mis ojos, que nada escape. Rapta mis risas brillantes, nuestras miradas de complicidad, esas en las que cabía un mundo entero. El mundo, el nuestro.

Vuélvete. Vuélvete a ese lugar del que nunca debiste irte. Quédate. Abrázame. Siénteme. Bésame.

tumblr_inline_mwiifoHSEH1rg9cyo

Mis palabras han dejado de tener sentido. Vas por la calle caminando y no te das cuenta de todas las personas con las que te vas cruzando. Entonces me ves. Al otro lado de la calle, esperando a que el semáforo se ponga en verde. Frenas, me miras, te acercas. Yo aún no te he visto, absorta en mis pensamientos. Pienso en huir a cualquier lugar, ahora ya contigo o sin ti. Te acercas, me abrazas por detrás y me asusto. Me observas, me acaricias la cara y yo me quedo congelada. Me coges de la mano y salimos corriendo a cualquier otra parte.

large-213Llegas, abres la puerta, me invitas a pasar y volvemos a nuestro mundo. ¿Dónde estabas?, te pregunto. Buscándote en otros cuerpos, contestas. Y nos dejamos arrastrar por el pasado, a ese lugar tan bonito, tan tuyo, tan mío. Lo hacemos presente. Y de repente..

El futuro. Ya nada duele. Todo es paz donde antes habitaba la guerra. Ya no desperdiciamos el tiempo en reproches ni conversaciones absurdas. Ahora sólo hay consejos, palabras sanas, abrazos de reconciliación. Paz. Y sonrío por saber que lo que un día fue nuestro, lo seguirá siendo siempre. Pero ahora podremos volver allí cuando queramos y no habrá miedo en nuestros ojos, ni sentimientos encontrados. Habrá calor y un lugar al que volver cuando nos crucemos con algo que nos asuste.

2e4dc46b18341d5efabed7c1cc04713f¿Qué tal estás? Quiero saber cómo te encuentras.

Esa, es la única pregunta que espero de ti.

Los abuelos deberían ser eternos.

El martes fui a ver El olivo y me acordé de ti. Me he dado cuenta de lo mucho que te echo de menos. Desde el primer minuto algo dentro de mí se ha removido. Veía a Alma mirar a su abuelo y me veía a mí, mirándote. Cuando por primera vez han aparecido juntos en pantalla, he deseado que le llamara yayo, como yo te decía a ti. No he fallado.
Hoy hace un año que te fuiste y saco ahora a la luz la carta que no pude leerte en su momento porque me fallaron las fuerzas:

“En los últimos años, desde que empezó con sus achaques, no había fin de semana en el que no fuera a verle a su casa. No era fácil, ver cómo físicamente empeoraba mientras su mente se mantenía lúcida y consciente de cómo los años empezaban a pasarle factura.
Recuerdo su cara, una media sonrisa; cada vez que la abuela empezaba a decir tonterías, a hablar de una vida pasada y él lo sobrellevaba lo mejor que podía. Me gusta pensar que se comportaba así porque seguía enamorado de ella..

Recuerdo también cómo iba perdiendo fuerza. Y yo, para asegurarme de que todo iba bien le decía venga, a ver con cuánta fuerza eres capaz de apretarme la mano. Y él siempre lo hacía con una gran sonrisa y diciéndome que tenía la nieta más guapa y más bonita del mundo.
Después, en la residencia, más de lo mismo. Cuando le fallaban las fuerzas, cuando iba a verle y estaba en cama, cuando nadie esperaba que mejorara, y empezaba a chincharle diciéndole que él no querría que su nieta le viera así. De un modo u otro, siempre conseguía salir adelante con una gran sonrisa. Y por encima de todo, abrazándome bien fuerte y cogiéndome de su mano.
Hace casi dos años ingresaste en el hospital, y doy gracias por dar con una médico que apostó por ti y saliste adelante. Recuerdo esos días como un apretón de manos continuo. (..)

La última vez que nos vimos yo llevaba manga corta y tú ibas en sandalias. Te contaba que me iba a Perú y tú se lo decías a la abuela, que no se enteraba de mucho. Me decías que eso estaba muy lejos pero que seguro que era bonito.
Me encantaba ir a visitarte. Me hacías sentir orgullosa por saber que yo tenía el mejor abuelo del mundo y de la galaxia. Que soportaste mucho, cuidaste de la abuela aun cuando su cabeza ya estaba muy lejos de aquí. Y sé que todos te echarán de menos.
Me dejas huérfana abuelo, pero sé que he ganado un ángel en el cielo.
Sé que siempre te sentiste orgulloso de mi, de lo que soy, de cada logro que he ido consiguiendo.

Gracias, por darme el mejor padre del mundo. Gracias, por tantas navidades juntos, por malcriarme, por nuestros momentos, por cada sonrisa que llevo grabada a fuego por dentro.

Te vamos a echar de menos.
Te quiero abuelo, hoy y siempre.”

abue

Acuérdate.

Acuérdate de cada una de tus primeras veces: tu primera mascota, tu primera navidad, los reyes magos, aquella excursión con el colegio, el primer viaje con los amigos, tu primer suspenso, tu primer día de universidad, tu primera gran borrachera, el primer beso, el primer amor, la primera vez que te hicieron daño, la primera vez que te sentiste traicionado.

Acuérdate de lo bueno y de lo malo, de aquello que te hizo ser quien eres hoy. Acuérdate de la familia que has escogido, tus amigos, aquellos que te eligen a ti antes que a los demás. Acuérdate de los que decidieron marcharse sin mirar atrás, ellos también dejaron su huella. Acuérdate de aquellos que se fueron de esta vida, los que siguen tus pasos y cuidan de ti sin que tú te des cuenta. Y por supuesto, acuérdate de aquellos que siguen a tu lado, los que están por y para siempre, los que no tienen ningún “pero” detrás de frases como “estoy aquí, te quiero”.

htz0zT5opDJ86RceAcuérdate de los pasos que vas dando, recuerda que lo importante es el camino y no la meta. Acuérdate de cada vez que te dijeron “no podrás” y tú sabías que sí, y lograste todo lo que te propusiste.

Acuérdate de cada despertar a su lado, del calor bajo las sábanas, de la luz entrando por la ventana, de cada atardecer y cada madrugada, de cada paseo bajo la luna y el sol.

Acuérdate de cada viaje alrededor del mundo, horas de vuelo, en barco, en coche, andando. Cada recóndito lugar descubierto, cada imagen clavada en tu memoria, las nuevas amistades y la sensación de paz que uno encuentra al darse cuenta de que nadie ve las cosas como tú las estás viendo ahora mismo.

Acuérdate de cada sonrisa robada, cada abrazo conseguido, cada lágrima derramada.

originalAcuérdate (siempre, siempre) de tus padres, tus hermanos, tu familia. De su esfuerzo por ayudarte a cumplir tus sueños, por intentar que seas feliz.

Acuérdate de él/ella, quien te hizo sonreír, quien consiguió ver todo lo bueno que hay en ti y que cada día intenta contribuir a tu estado de felicidad continua.

Acuérdate todos los días del año de aquello que te hace ser quien eres y estar en el lugar que estás. No brindes por ello cada 365 días, no hay por qué renunciar a dar las gracias siempre que se puede, a quienes hacen posible una vida feliz y llena de locura.

tumblr_static_884p46a0vcgskwgkoc8ckssok_640_v2
Feliz 2016, que vuestra vida siempre esté llena de magia y felicidad.
Y nunca olvidéis, que ser feliz sólo depende de uno mismo. El resto, es complementario.

¿Qué te sucede, mundo?

Es un viernes por la noche como otro cualquiera. Las luces se encienden para iluminar las calles llenas de gente, felices, disfrutando. De repente, un mensaje de texto me avisa de que algo ha roto la calma nocturna, la tranquilidad que nos ofrece vivir cada momento.

El cielo se ha inundado de explosiones, ruidos, gritos, llantos. De gente huyendo del miedo, con pánico, sin entender nada. Porque, ¿qué explicación podemos encontrar a todo esto? ¿Qué sentido tiene? Un hombre haciendo daño a otro hombre, en nombre de una religión, unas creencias, una forma de vivir. Siempre creí que cada persona es diferente al resto, y que precisamente esas diferencias son las que nos unían como la especie más increíble del mundo. Pero debí confundirme, o es que veo las cosas desde otro punto de vista.

12240102_1698471650382727_2178359790512729729_nYa no importa el por qué, cuándo, cómo. Sí importa a quiénes. No existe forma alguna de comprender cómo alguien puede hacer daño a otro igual, corromper la paz que nos une y nos sirve para coexistir, para convivir en armonía y desde el respeto. Porque creo que eso es algo que nos hace mucha falta: Tolerancia y Respeto mutuo.

Hay sufrimientos que el mundo no debería ver, que las personas no deberían sentir. NADIE se lo merece. Nadie, ni en los países próximos a nosotros ni en ciudades a miles de kilómetros de aquí.

Ya no es sólo París, hablo del mundo entero, de la humanidad.
Que la luz del mundo y la paz nunca se apague.

Aprender a crecer.

El ser humano es tozudo por naturaleza. Le gusta tropezar con la misma piedra mil y una veces –y las que le quedan-.
Parece que nunca aprende, ¿verdad? O quizás sea que si vuelve a chocar es porque ha descubierto que le gusta ese sentimiento que le provoca caer y levantarse, saber que siempre habrá alguien que le ayude a mirar hacia delante.

Captura-de-pantalla-2015-04-23-a-las-11.39.06Cuesta mucho entender que lo que una vez nos hizo daño, probablemente nos lo volverá a hacer, antes o después. Sin embargo, siempre nos queda ese “¿y si esta vez fuera diferente?” Es una opción, aunque bastante improbable.

No te diré aquello de que debes seguir adelante, dejar de tropezar con esa piedra que tanto parece gustarte. No estaría bien que yo lo dijera, soy la primera en repetir esa caída tantas veces como haga falta. Y sólo al final entiendo por fin qué quiero hacer con mi vida y con esa situación que tanto daño me está haciendo.

015-06-09-a-las-13.20.34

Sí te diré que intentes quedarte con lo bueno, porque todo tiene un lado positivo. De todas las caídas y todos los golpes se aprende algo nuevo, del mundo y de uno mismo. Quedarán cicatrices en tu cuerpo que te recuerden el camino recorrido, y te saquen una sonrisa cuando recuerdes las absurdas pruebas que te obligaste a superar. La última vez que decidí cambiar de sentido, aprendí que resulta inútil apostar todo por alguien y convertirlo en prioridad cuando esa persona te tiene como opción.

Aprendí que las cosas difíciles cuestan, pero que vale la pena intentarlo. Aprendí que tengo suerte de rodearme de amigos que se quedan a mi lado a pesar de mis múltiples fallos.

Aprendí que a veces las personas actúan de un modo que no comprendemos, aunque en el fondo lo estén haciendo por nuestro bien. Aprendí que hay mentiras justificadas, verdades ocultas que nos protegen de un dolor indescriptible. Aprendí que hay personas que se quedan toda la vida, que de un modo u otro quieren tenerte en la suya.

653af5864a4c2465ccbfd701e793e18aAprendí a sentirme libre, a no depender de nadie, a ser feliz con lo que hago y por lo que soy. Aprendí a olvidarme del “qué dirán” y de las apariencias, porque quien más aparenta es quien más infeliz se siente.

Aprendí que los cuentos de hadas existen siempre que te los creas, que los príncipes azules destiñen pero siempre manteniendo ese reflejo de brillo y color.

Aprendí que hay personas que se marchan y ya nunca vuelven. No vayas detrás de ellos, no valdrá la pena todo ese sufrimiento.

Aprendí que quien te quiere se quedará, te será sincero, llorará contigo, te abrazará cuando se lo pidas, te odiará de vez en cuando, se reirá contigo y de ti, te besará si le apetece, se beberá la vida contigo.

500Aprendí que la paciencia es un arma de doble filo que hay que saber utilizar. Supe qué es lo que me merezco y quiénes son aquellos que te valoran de verdad, por lo que eres y por lo que das.

Esto lo aprendí gracias a TI.

Y ojalá que tú al menos te quedes con la mitad de todo ello.

Atrévete.

¿Y si le hubiera dicho que sí? ¿Y si hubiera cogido ese tren? ¿Y si hubiera aceptado/ rechazado el trabajo? Y si, y si.. La eterna pregunta que se mantiene siempre en nuestras cabezas. Escoger una opción u otra. Lanzarnos de cabeza hacia la aventura, hacerle caso a la razón, ¿o al corazón?

take-risksSiempre nos pasa lo mismo. Nos pasamos la vida tomando decisiones, creyendo que es “lo mejor”. Y muchas veces ello nos lleva a ser algo que no queremos ser, a vivir una vida que no queremos vivir. Tomamos decisiones en base a lo que nos conviene. La gran mayoría nos llevan por el camino fácil, ese que lo simplifica todo. Pero, ¿qué pasaría si por una vez salimos de nuestra zona de confort? Últimamente se habla mucho de ello, ser capaces de arriesgarnos, cruzar la línea. Pero cuesta, vaya que sí cuesta. Cuesta disgustos, noches sin dormir, quejas de amigos y familiares que te llaman loco, y más de uno y una que te abandonan a lo largo del trayecto. Porque claro, ¿quién en su sano juicio dejaría el trabajo de “sus sueños”? O más bien, ¿el trabajo que te da de comer? ¿Quién en su sano juicio da segundas oportunidades a personas que nos hicieron daño? ¿Quién sería capaz de cruzar medio mundo por estar con la persona que quiere?

8029098Pues miren ustedes, que vivimos en un mundo de locura e incoherencia en el que los verdaderamente cuerdos son los que saltan. Los que saltan, se arriesgan y ganan. Ganan la vida que quieren y con quien quieren. Hacen y trabajan de lo que realmente les gusta aunque a veces la vida diaria resulte más complicada. Están con la persona que quieren porque apostaron al caballo ganador, cuando nadie daba un duro por él. Le echaron narices. Y todos decían que se iban a dar de morros contra la realidad en cualquier momento. Y por supuesto que pasó. Nadie dice que sea fácil alcanzar aquello que queremos, pero al menos ellos tienen la conciencia tranquila. Saben que lo intentaron todo, que lo dieron todo por conseguir lo que querían. Y aunque a veces estas cosas no sólo dependen de uno mismo, qué menos que intentarlo. Intentar. Fallar. Intentar. Acertar.tumblr_nii1v53Al01tamg2jo1_500Deja ese trabajo de oficina que no te gusta y lánzate, viaja por el mundo, aprende nuevos idiomas, sal de fiesta, conoce gente, haz voluntariado (sirve de mucho). Vive con menos y disfruta más. No estés con esa persona que te hace infeliz, que te ata y no te deja ser tú mismo. Corre detrás de aquel que te tiene loco desde hace tiempo, aunque no sepas qué siente esa persona por ti. El no ya lo tienes, ¿acaso hay algo que perder?

Porque al final, todo en esta vida se trata de querer y, al menos, intentarlo. Sal de tu zona de confort, lánzate al vacío, golpéate las veces que sean necesarias. Todo esfuerzo tiene su recompensa. Corre detrás de aquello que quieres. Atrévete.

young couple driving sunset¿Y si… lo intentamos?

Gestando magia.

Hemos quedado a las ocho. No pasa nada, tranquilidad. Probablemente hasta las nueve no estemos sentadas frente a una cerveza. Siempre igual. Una ha cogido la costumbre de perder las llaves cada vez que sale de casa (parece que se las regalan), la otra se apuntó a la carrera más difícil del mundo y las horas corren tan deprisa que apura hasta el último momento para volverse una persona aún más inteligente de lo que ya lo es (como si fuera fácil). La tercera en discordia, para ponerle más hierro al asunto, además de también estudiar esa carrera súperhipermegacomplicada, se ha ido a vivir a tomar viento a la derecha, por lo que siempre está perdiendo metros y autobuses, y acaba recurriendo al Whatsapp o llamadas para localizarnos (eso, en el hipotético caso de que tenga batería o de que su móvil no se haya sido perdido/ robado). Y luego estoy yo, demasiado tiempo libre y una incapacidad máxima para aprovechar el tiempo en condiciones. Pero eh, que si aquí no nos vemos lo suficiente es porque nos queremos y tenemos una maravillosa manera de demostrárnoslo.

dbrt

A lo que iba, quedamos todas. Por fin. Sí, la pereza y la confianza nos puede y es probable que llevemos meses sin vernos. Pero eso no nos importa. A los cinco minutos ya nos estamos riendo del careto que algunas llevan por el estudio, o del grupo de la mesa de al lado, que nos provocan aún más risas y más motivos para empezar a incordiar a todo hijo de vecino para que se apunten a la fiesta que ya se ha montado en nuestras cabezas – sestáliandotú-. Aquí entran en juego las notitas de voz (¡bennnditas notas de voz y su aparición!). 100 montaditos, el bar del barrio o cualquier lugar de postureo madrileño al uso. Ahí estamos nosotras. Ya empieza a crearse..

tum83wv8o1_500

Empezamos con unas cuantas jarras de cerveza/sangría, un picoteo, bocadillos o lo que se le parezca. Nos ponemos al día, partiendo de la base de que siempre habrá una que hablará más que el resto (no miro a nadie). Nunca faltará recordar todas y cada una de las anécdotas épicas y memorables de estos grandiosos años universitarios. Empezamos por la crucifixión en plena calle, terminando por un golpe mortal contra el suelo. Entre medias, robos de comida de habitación en habitación, la empanada mental en la que viven algunas y los agobios, estreses y expresiones de otras. No nos olvidaremos de decirnos lo mucho que nos queremos a base de abrazos con distancia entre medias, “orcazo”, “¿pero tú te has mirado hoy al espejo?”, y cualquier otra forma de ser adorables.

fbtym154

A todo esto, lo llamamos magia. Magia pura y espeluznante que se va gestando en cuanto nos reunimos. Magia que ha ido creciendo durante estos años, una forma de amistad sincera y sencilla, que se volvió fuerte tras convivir un año en el mismo pasillo del (este nuestro) Colegio Mayor. Horas y horas en las habitaciones de las otras, vídeos, fotos, noches de alcohol que más de una nunca ha llegado a recordar… Incluso partidos de fútbol y vóley.

Yo también lo llamo suerte. Sí, porque puede que no nos llamemos en cuanto nos pasa algo, puede que no vivamos juntas o que no nos sepamos nuestro día a día. Pero tengo muchas razones y mil motivos para apuntar en mi agenda cualquier sábado para convertirlo en temático  y que sea épico. Porque así somos. Danos un par de horas por la noche y vivirás una incursión madrileña a otro nivel, a veces incluso sin salir del barrio.

tumblr_mygnunrNG31su3j3eo1_500

Yo no sé cuántos habrá por ahí que pueden hablar de nosotras. Pero nosotras sí sabemos todos aquellos de los que podemos hablar…y madre mía, creo que podríamos escribir un libro con nuestras aventuras. Será por libros, mochilas, leche de pantera, Malasaña, Huertas y cualquier bar de mala muerte que nos acoja.

Aún nos quedan muchas vidas por vivir en esta. Por tanto, brindo, por seguir juntas, por seguir creando magia.

(Especial dedicación a I, P y M, os habéis ganado esto a pulso.

Gracias por dejaros querer tanto.)

No sé.

Ya no sé ni por qué lloro. Si será por él, que se ha ido definitivamente, sin billete de vuelta. O será por ti, que tu resaca no me ayuda a saborear este sinsabor de vida que llevo ahora mismo sobre mis hombros.

No sé si será, que sigues siendo mi constante inconstante, estando sin estar. Si será la nostalgia, que silenciosamente me visita por las noches. O será que ahora es el momento en el que más te necesitaría, pero te tengo lejos. No me sirves, no me vales. Ya nunca más.

dfgrgbt

No sé si será, por haberme dado cuenta de que no existes en mi presente, que ya sólo formas parte de mi pasado. No sé si será que él se ha ido, y ni siquiera he querido compartir mi dolor contigo, porque me di cuenta de que no sabrías curar mis heridas, la brecha que ahora mismo desborda mi corazón.

No sé si es porque de repente me he quedado huérfana y me siento sola entre tanta gente. Él, que siempre estuvo lejos pero su sonrisa me acompañaba en todo momento.

No sé, yo creía que él podía ser eterno. Pero como todo en la vida, no fue así. Y se fue. Ahora tengo un ángel más en el cielo que me cuida y me guía.

No sé por qué, pero tampoco  quería compartir esto contigo. No encontraría fin alguno en revolver tu vida, en ponerla patas arriba como tú haces con la mía una vez por semana, mi constante inconstante.

Lo único que sé, es que estás sin estar. Que eres mi pasado, no eres mi presente y nunca serás mi futuro. Y no es que realmente quiera esto, pero me he quedado sin opciones. Y dejarte en el pasado es la única manera que encuentro de seguir viviendo en presente.

261155

Lo siento, si no es lo que esperabas, si querías que siguiera luchando cuando tú abandonaste esta guerra hace ya tiempo. Pero es que me quedé sin fuerzas, ya no puedo más. Y a veces dudo entre dejarte ir o volver a cogerte de la mano, abrazarte fuerte.

No sé, no encuentro a nadie que me aclare este lío. Yo sólo quería seguir volando contigo..